Retratistas de Hoan Kiem: un oficio con tradición y atractivo turístico

Ngọc Minh
Chia sẻ
(VOVWORLD) - Las calles peatonales de Hanói son conocidas como un lugar de ocio tanto para capitalinos como turistas en donde se realizan muchas actividades, entre ellas el dibujo de retratos. Con el correr de los años, este oficio atrajo a cada vez más practicantes, enriqueciendo así el espacio cultural de la capital vietnamita y adornando días festivos y fines de semana.

Retratistas de Hoan Kiem: un oficio con tradición y atractivo turístico  - ảnh 1El servico de dibujo callejero atrae a cada vez más practicantes, enriqueciendo el espacio cultural de Hanói. (Foto: VOV5)

El pintor de cabello gris toma asiento frente a una niña de unos siete años. Sus ojos se mueven constantemente hacia ella, mientras que con su mano derecha mueve rápidamente el lápiz sobre la superficie del papel. Pareciera no detenerse jamás a borrar. Su velocidad de dibujo sólo se ralentiza un poco en el momento en que corrige los ojos de la niña, emocionada por hacer de modelo. 

El pintor es Nguyen Quang Truong, presente en la calle peatonal alrededor del lago de Hoan Kiem (Espada Restituida) desde las 9 de la mañana como cada domingo. Las herramientas que utiliza consisten en dos caballetes, una bolsa de lápices, una caja de lápices pastel y algunas sillas plegables de tela.  

Este artista tiene más de 20 años de experiencia en la pintura de retratos y paisajes, pero desde que la ciudad de Hanói inauguró la calle peatonal alrededor del lago de Hoan Kiem hace 5 años, realiza este trabajo regularmente.

“Antes, sólo había unos pocos pintores aquí, pero desde que se abrió la calle peatonal, llegaron cada vez más personas, incluidos artistas, estudiantes y amantes de este arte. Desde entonces, esta se ha convertido en un área especializada para el grupo de artistas que realizan retratos callejeros”. 

Los pintores a menudo se sientan alrededor del área del Templo Ngoc Son y la Oficina de Correos de Hanói. Para atraer clientes, cada ilustrador aplicará su propio estilo de dibujo y utilizará sus mejores materiales, como lápiz de carbón, cera de colores o “muc nho”, una tinta negra. Si bien cada uno tiene una técnica en particular, todos se esfuerzan por crear obras de calidad.

Sosteniendo el recién acabado dibujo hecho en lápiz de carbón, la señora Phuong de Cau Giay, Hanói, se mostró muy interesada y entusiasmada con el retrato de su hija. “Es una pintura hermosa. Me encanta. Hace mucho que mi hija y yo no visitábamos el lago de Hoan Kiem, así que esta vez quería regalarle un cuadro en ocasión de su cumpleaños”.

Retratistas de Hoan Kiem: un oficio con tradición y atractivo turístico  - ảnh 2Unos instrumentos ultilizados por los retratistas. (Foto: VOV5)

A diferencia del arte de “ve truyen than”, o sea, el dibujo de retratos a partir de fotos, en el cual se cuenta con mucho tiempo para perfeccionar el trabajo, el estilo de retratos realistas requiere que los artistas tengan la capacidad de recordar y dibujar rápidamente. En poco tiempo tienen que captar el verdadero carisma y los rasgos faciales peculiares para que se parezcan al modelo. Nguyen Van Ha, quien ha practicado este oficio por más de un año, compartió:  “Los retratos realistas o visuales como éste sólo llegan a un nivel de precisión relativo, porque tenemos menos tiempo para completar la obra: sólo unos 10 a 15 minutos. Además, durante el tiempo en que dibujamos, es imposible obligar a los clientes, especialmente los niños, a sentarse quietos. Por eso, el nivel de precisión del cuadro es sólo del 70-80%, pero este estilo de dibujo contiene sus propias características de libertad y generosidad, así como refleja la mente individual en un cierto momento”. 

Los términos “libertad” y “generosidad” aplicados a este tipo de obras se refieren no sólo a la imaginación y la habilidad de los artistas callejeros, sino a su intento - además de obtener ingresos adicionales- de embellecer el espacio cultural de la calle peatonal de Hanói, así como traer alegría a los visitantes. Pham Van Trong, un pintor joven, expresó:  “Espero que la pintura de retratos callejeros crezca aún más para poder traer a los visitantes una experiencia divertida y significativa, ayudándoles a guardar buenos recuerdos al venir a la capital”.

Además de su talento, la actitud de servicio permite a los pintores conquistar a muchos visitantes extranjeros. Agustino Copin, un filipino que vive en la ciudad central de Da Nang, es uno de ellos. Eligió llevarse un retrato como recuerdo de su visita a la capital vietnamita.

“Esta pintura es muy hermosa y se parece a mí. Caminando por el lago de Hoan Kiem conocí a artistas muy entusiastas quienes me invitaron a ser retratado. Nunca he experimentado un servicio como éste. ¡El arte de la pintura callejera aquí es muy interesante, y hay muchos stands a los que uno se puede dirigir para experimentarlo!”
El servicio de dibujo callejero tiene un precio de sólo 50 a 100 mil dongs, equivalente a 2-4 dólares, por cada obra. Será una experiencia interesante experimentarlo, porque a través del mismo, uno conocerá mejor la vida cultura de Hanói la ciudad milenaria.

comentar